29 Apr 2021

Areandina presente en conversatorio de alfabetización digital

Como iniciativa surgida en el foro económico mundial, nace Global Shapers Pereira, como una organización que pretende generar procesos de formación en jóvenes menores de 30 años, para hacer del civismo un estilo de vida en la ciudad e incentivar al desarrollo de un ecosistema de participación.

En el marco Davos Lab se iniciaron acciones concretas a partir de diálogos que permitan poner en marcha el mundo, a partir de las nuevas dinámicas, especialmente las tecnológicas. Así, se emprende un plan, liderado por Global Shapers, como es el de la alfabetización digital, entendiendo las enormes brechas de desigualdad digital en el mundo, como consecuencia de la pandemia.

En este proceso, se dio lugar a un tercer encuentro, en el que panelistas y expertos en temas relacionados con la evolución digital, compartieron sus puntos de vista frente a las brechas digitales, la inclusión de las comunidades, los retos de participación ciudadana en las gobernanzas locales y las acciones que se deben emprender frente a la desinformación digital y los mensajes de violencia.

Entre los invitados a este diálogo estuvieron Felipe Baena Botero, rector de Areandina seccional Pereira; Paula Rengifo, directora de proyectos de Dicisoft; Ana María Valencia secretaria de Desarrollo Económico de la Gobernación de Risaralda y como panelista internacional se contó con la participación de Carlos Carrasco, consultor en Gobernabilidad y Datos Abiertos de Chile.

Durante la conversación sobre alfabetización digital, se trató el cierre de brechas digitales, garantizando la participación de las comunidades más vulnerables. Al respecto, Felipe Baena propuso tres frentes: Primero, el incremento de la infraestructura; segundo, alfabetización digital, entendiéndola como una necesidad para poder comprender el nuevo mundo, comenzando desde los niños y los jóvenes; y tercero el fortalecimiento del emprendimiento y la transformación digital.

Desde la reflexión frente a la desigualdad en la información, se pone en evidencia que las regiones son las únicas que pueden solventar esta problemática que se ha acelerado en los últimos años. Para ello, es necesario tener en cuenta las iniciativas y potencialidades locales, y apostarle a la educación como primer recurso que se debe garantizar, especialmente en las zonas rurales.

A partir de esta línea, se plantea que uno de los mayores retos de la actualidad, es la participación ciudadana en la educación, teniendo en cuenta las grandes limitantes de acceso a la red. Además, se debatió frente a la concentración de poder que tienen las grandes empresas tecnológicas en el siglo XXI y de la posibilidad de ejercer un control al gobierno, desde el conocimiento del contexto digital.

Carlos Carrasco expone que “ahí se deriva el primer reto, no podemos entender el mundo si no estamos en el contexto digital pensando en cómo controlar el poder de datos, conocimiento que muchas personas desconocen”. Ante esta perspectiva, los participantes propusieron iniciativas, en las cuales la principal herramienta es la educación, siendo esta el foco para que los ciudadanos se adapten y se inserten en esta cultura digital y participen en los procesos de democracia y de gobernanza.

Finalizando con los retos de esta nueva sociedad inmersa en la digitalidad, la desinformación y los mensajes de violencia, son factores que atentan contra el buen uso de las herramientas digitales. Por esa razón, Ana María Valencia hace un llamado a enseñar que es la desinformación, ya que es la mejor forma de garantizar en los jóvenes un compromiso crítico. Además, se hace indispensable llegar a una conversación entre los sectores públicos y privados de la región para generar instancia que eduquen frente al false checking.

Cómo conclusión de esta jornada se estableció que la sociedad debe ser la causante de una autorregulación de mensajes, gobernanza y demás acciones, a través de la cultura digital. Se debe pensar en reglamentaciones que medien los discursos sin pasar los límites de la libertad de expresión, y que sea el mismo ciudadano el que elija que discursos quiere escuchar, es en este último proceso donde cobra fuerza la educación.

Leave a Reply